NIMBY: EDIFICIO OFICINAS ONEMI EN ZONA TÍPICA BARRIO BEAUCHEF RONDIZZONI, SANTIAGO.

NIMBY

Por L. Rojas.

El siguiente texto ha sido difundido por la organización Barrio Beauchef vinculada a un barrio habitacional ubicado en el sur de la comuna de Santiago, entre el Parque O`Higgins y el Club Hípico, Zona Típica por la Ley de Monumentos Nacionales 17.288.  El conflicto se relaciona a la negativa de los habitantes de este sector a la construcción por un lado, de un edificio que no se integra al patrimonio arquitectónico existente y por otro de una antena de comunicaciones de 60 metros de altura la cual, más allá de aspectos estéticos es considerada como un riesgo para la salud de las personas que ahí habitan.

Frente a esta situación, de más está decir la importancia que tiene para el país contar hoy con instalaciones de primera línea que permitan responder a los crecientes desastres naturales, así también es válida la postura de los habitantes del sector de solicitar que en su espacio barrio no se lleven a cabo proyectos que deterioren el valor cultural que este posee. Aún así, en el propio comportamiento y capacidades de la comunidad puede existir una alternativa: ante la proliferación de antenas de telecomunicaciones en el sector (las cuales solían erigirse en cuestión de horas), durante la administración del Alcalde Zalaquett, ciudadanos organizados lograron gestionar el traslado de antenas desde el área residencial hasta el interior del Club Hípico, en un esfuerzo exitoso llevado a cabo entre estos cuatro actores; vecinos, administración municipal, club y empresas de telecomunicación. Si bien Parque O`Higgins y Club Hípico también son Zonas Típicas declaradas, lo que se quiere demostrar es que pueden existir otras alternativas para la instalación de estos artefactos, las cuales tengan como principal propósito, alejarlas de las zonas habitadas.

En ámbitos de arquitectura, en nuestra ciudad abundan buenos ejemplos de intervenciones arquitectónicas de calidad vinculadas a pre-existencias patrimoniales. Ejemplos de esto son: el Centro Cultural Palacio de la Moneda, la Biblioteca de Santiago, el Centro Cultural Gabriela Mistral, Chilevisión en Ex Textil Yarur, entre otros.

Es importante finalizar este comentario con una reflexión en torno a otros barrios históricos del sector sur poniente (San Eugenio y San Vicente) que no poseen aún una protección patrimonial fuerte y que debido a nuevos parques, estaciones de Metro y urbanización de terrenos vagos se hacen más atractivos para la construcción de proyectos, los cuales sin un tratamiento especial pueden poner en peligro los atributos tangibles e intangibles que estos barrios poseen.

 

A LA OPINIÓN PÚBLICA. LO QUE VIENE EN RELACIÓN CON EL EDIFICIO NUEVO PARA ONEMI.

El nuevo edificio ONEMI en el mismo lugar en que actualmente funciona – Avda. Beaucheff Nº 1671 al costado poniente del Parque O’Higgins– es una laudable iniciativa para poner a nuestro país a tono con los adelantos científicos y tecnológicos que podrán evitarnos penas y quebrantos como los vividos en cada terremoto. Esa iniciativa concuerda con la destinación de recursos financieros por parte del Estado para la adquisición de artefactos y elementos de última generación que hagan de la Onemi una de las oficinas más modernas entre los países de este sector del mundo, como se ha dicho.

Sin embargo, los logros tangibles que se esperan con gran satisfacción, tanto por parte de las autoridades como de todos los chilenos, así como de los empelados de esa Repartición pública que por fin podrán desempeñar sus funciones en un ambiente grato, confortable y de trascendencia, no se condicen con los efectos perniciosos que la construcción del nuevo edificio ocasionará a los vecinos que habitan en el sector en que está enclavada esa Oficina cuyas instalaciones ya se están demoliendo para levantar prontamente el moderno edificio de reemplazo.

En efecto, por apresuramiento, falta de estudio y otras razones, nadie salvo los vecinos circundantes afectados, se preocuparon de esos efectos indeseados que, desgraciadamente, adquieren su real significación cuando se presentan y sólo para quienes los sufren, no así para aquellos que, por estar alejados, ni siquiera se informan de su ocurrencia. Tales son los que derivan de la instalación de una torre de 60 metros de alto en la que se instalarán, se dice, 20 antenas de quizá cuáles características, necesarias para la operatividad de las comunicaciones que en cada caso de emergencia necesitará ese organismo mantener con las autoridades del país, así como con los centros sismológicos, hidrológicos, metereológicos, oceanográficos y otros de todo el mundo cada vez que nos veamos amenazados o azotados por catástrofes o emergencias de distinto tipo.

Por su altura no es posible instalar esa torre en el lugar que se pretende, puesto el sector correspondiente al cuadrante formado por las calles Beaucheff- Club Hípico y Tupper-Rondizzoni fue declarado zona típica el año 2002 y goza por lo tanto de protección conforme a la ley 17.288 de Conservación del Patrimonio Histórico Nacional. No obstante, en reunión celebrada el martes 2 del presente mes en la Escuela República del Brasil por una treintena de vecinos del sector afectado con representantes de la I. Municipalidad de Santiago, así como de la empresa Constructora Serinco y del ganador del Concurso Público que elaboró el Proyecto, se evidenciaron hechos que demuestran que, por mucho que nos modernicemos en diversos aspectos, nada hemos progresado en hacer las cosas bien, como se debe, sino que procedemos arbitrariamente, saltándonos etapas con malsana picardía, o por ser chapuceros, irreverentes o fraudulentos, recurriendo a expedientes que bordean el ilícito para aparecer como emprendedores aunque al margen de la ley en actitudes no dichas o no ejecutadas de frente, sino en forma oblicua o con omisiones que, si de haber procedido con rectitud, habríase talvez incurrido en alguna demora, pero habríamos ganado en seriedad, coronando un lindo esfuerzo con el reconocimiento de todos para exhibir la obra con alegría y orgullo, tanto por la calidad y belleza que caracteriza la obra a emprender, así como por los procedimientos previos transparentes que en tal caso habrían ofrecido la exhibición diáfana de ese estado de bienestar entre el ciudadano común y sus autoridades, llamado CREDIBILIDAD, desgraciadamente tan perdido en los últimos tiempos en nuestro país. Digo esto porque nos hemos impuesto que el Plano Regulador de la comuna de Santiago impide construcciones de más de 6 pisos de altura y porque en zonas típicas protegidas está prohibido instalar antenas de ninguna especie. A este respecto demás está repetir lo ya sabido y resuelto por nuestros tribunales en torno a las antenas de celulares contra las cuales se ha accionado por vecinos afectados de diferentes comunas de nuestra capital.

En la reunión del día 2 celebrada en la Escuela Brasil, a la que no concurrió la persona a quien mas se esperaba, como es el Director de Obras de la I. Municipalidad de Santiago, don Miguel Saavedra Sáez, quedó en evidencia que se avecina un conflicto que podría llegar a una manifestación de proporciones, sólo por no ser tratados los hechos con tacto por parte de las autoridades y con la seriedad que el respeto los vecinos se merecen por parte de la empresa constructora y de funcionarios de distintos organismos que tienen ingerencia en el asunto.
Como respuesta al reclamo vecindario de no haber sido consultados oportunamente sobre el Proyecto, un representante de la empresa constructora sostuvo que los vecinos debían asesorarse técnicamente antes de convocar a una asamblea para comprender que en realidad perdían oponiéndose a la obra, expresándose en términos tendenciosos destinados a rebajar la calidad intelectual de todos los asistentes que, en realidad, comprenden que a la empresa le interesa sólo ejecutar el Proyecto, mientras aquel personero es incapaz de comprender que la ley debe ser siempre cumplida y por todos los ciudadanos, en este caso particular la ley de Participación Ciudadana que no se respetó porque nadie fue consultado, sino que se acordó entre cuatro paredes, como no debe ocurrir precisamente.
.
Un buen resumen histórico de lo que es la Onemi, cómo se construyó en el entorno que ocupó la antigua industria CIC en sus actuales instalaciones y cómo el Proyecto de que él es su autor, hizo el arquitecto señor Gustavo Vicentini que, sin responder por no corresponderle, las inquietudes de los asistentes en cuanto a permisos y trámites legales previos que no se hicieron o no se respetaron, contribuyó por lo menos a dar un barniz de conocimiento sobre las construcciones del barrio y de la Onemi. También tuvo lugar una buena exposición sobre los trámites burocráticos inherentes al caso, en palabras de la señora Mireya Danilo, Jefa de la Unidad Patrimonio Histórico de la Municipalidad de Santiago, a través de la cual quedó en claro que no obstante la intrincada relación entre un organismo y otro, todos debieron aprobar el Proyecto, lo que no se habría hecho respetando la condición de zona protegida en que se construirá, ni el Plano Regulador de Santiago, así como la ingerencia en ello de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas, del Consejo de Monumentos Nacionales, del Consejo de Evaluación Ambiental y de la I. Municipalidad de Santiago.

Talvez la más clara intervención estuvo a cargo del señor Jorge Green Jefe del CEA – Consejo de Evaluación Ambiental, a quien, sin tener a mano la carpeta o documentos de rigor, le parecía que efectivamente, como lo expuso uno de los asistentes, el Consejo de Monumentos Nacionales no habría dado su aprobación definitiva al Proyecto.

Además de la torre de antenas, a los vecinos colindantes con la Onemi de la acera norte de calle Allende Padín, así como a los de Beaukcheff y Club Hípico, les preocupa, por razones de seguridad y de estabilidad de sus casas, la rebaja de una pared medianera que las separa de la ONEMI y que tiene más de 6 metros de altura con extensión de toda la cuadra entre Beauchef y Club Hípico, sobre la que recientemente se han impuesto que sería rebajada hasta la altura de las nuevas construcciones que se proyectan. Así también se generó una gran controversia sobre la mantención de la fachada que, siendo antigua y sin la vistosidad de la que el Proyecto contempla, representa un patrimonio histórico por corresponder a una importante industria creada en Santiago hacia 1905, antes de la fundación de la CORFO que logró la electrificación del país, la que se pidió mantener como forma de impedir que los hitos por los que el sector fue declarado zona típica de valor histórico, comiencen a desmantelarse permitiendo pavimentar el camino al Proyecto Inmobiliario de largo plazo denominado “Entre Parques” en que están interesados importantes grupos económicos alentados por quienes serían los principales socios del Club Hípico y de una de las más importantes empresas del retail santiguino como se publicó en el diario La Tercera de la Hora de 10 de Marzo pasado.

Es bueno dejar dicho la importancia que para la adecuada realización de ese Proyecto tendrá la oportuna reacción de las autoridades, con el objeto de satisfacer los requerimientos de la ciudadanía, lo que puede ser hecho perfectamente, sin esperar que las manifestaciones que declararon harían los vecinos, se traduzcan en cortes de calles, difusión de estas irregularidades por los medios y especialmente por la televisión e impedimentos de hecho para la entrada y salida de camiones con materiales de construcción a objeto de paralizar por vías de hecho la obra que también habría comenzado con la demolición del edificio antiguo mediante vías de hecho, sin las aprobaciones de permisos correspondientes y al margen de la legislación vigente que alcanza a todos los ciudadanos y especialmente al Estado que debe dar el ejemplo en el cumplimiento de la ley.

Los dirigentes encausamos los movimientos pero no podemos responder después del vuelo que ellos tomen, ni podemos oponernos a los vecinos, cuando estamos de acuerdo con todos sus planteamientos en virtud de que aquellos que deben respetar la ley no lo han hecho en perjuicio de nosotros.

Vecinos Barrio Beauchef a tarvés de las redes sociales.

http://www.facebook.com/barrio.rondizzoni

onemi2

Fuente imágenes: Metapoli y Barrio Beauchef.

Enlaces de interés:

Imágenes del proyecto: http://www.teodorofernandez.cl/onemi.html

Video sobre enfermedades de elecrosensibilidad: http://www.youtube.com/watch?v=Z0Nzh72VDzg

Proyecto Zona Típica Barrio San Eugenio: http://www.industrialyferroviaria.blogspot.com/

Leave A Comment