ESTADIO FERROVIARIO SAN EUGENIO, HACIA UNA NUEVA RESPONSABILIDAD POLÍTICA / 2

 ANALISIS DEL ESTADIO

“Lo que nosotros llamamos juego y que distinguimos actualmente con tanto cuidado del trabajo, fue, después de la alimentación, la forma más antigua de actividad de los hombres”

Élisée Reclus…………………….

El primero de los 10 principios para la gobernancia sustentable de las ciudades presentados el 25 de septiembre del año 2007 en el Congreso Mundial IFHP en Copenhage, llama a las autoridades a adoptar una nueva mentalidad con el fin de liberar el potencial que nuestras ciudades tienen. “Para convertirnos en conductores de la sostenibilidad primero debemos redescubrir nuestros entornos urbanos”(1). Esto supone la responsabilidad de las autoridades de reconocer y aprovechar al máximo la infraestructura existente.

En lo deportivo la Región Metropolitana cuenta con 2,2 metros cuadrados de superficie útil (neta) deportiva por habitante (Chiledeportes-Minvu), cuando los parámetros internacionales establecen 4 metros per cápita. Así redescubrir el equipamiento deportivo existente en el corazón de la ciudad es una tarea inicial primordial en miras a construir una ciudad mejor.

Contrario a lo que una rápida vista desde la avenida Ramón Subercaseux podría mostrarnos, el viejo Estadio San Eugenio no es una ruina. Equipos de fútbol femeninos y masculinos, tenis y jockey de distintas edades dan vida a un lugar que en casi 70 años no ha cesado sus funciones. Aquí operan mediante comodato con la empresa de Ferrocarriles propietaria de los terrenos el Club de Tenis Ferroviario y el Club Deportivo Ferro (ex Ferrobudminton) equipo que más allá de su situación deportiva actual posee un glorioso pasado futbolístico.

En 1916 se fundó el primer Club Deportivo Ferroviario de santiago, equipo formado por obreros ferroviarios que en los próximos 50 años obtendría importantes logros deportivos como su llegada a la primera división y tener jugadores en la selección Chilena de Fútbol. Hoy el Club subsiste principalmente con aportes de los propios jugadores y directivos, en palabras de don Luis Tapia (Presidente del Club) “Nuestro financiamiento no supera los 145.000 mensuales, el resto hay que ponerlo del bolsillo propio nomás… tenemos 165 socios, podríamos tener muchos más pero no hemos querido abrir la compuerta para poder ingresar socios mientras no se defina la política del Club” (2)

El primer centro deportivo se inauguró el 14 de julio de 1941 sobre terrenos de relleno dentro de la maestranza a un costado izquierdo de la reciente población El Riel. Este contaba con una pequeña gradería, una piscina olímpica y un casino, todas construcciones de hormigón armado. Aquí se practicaban deportes como el boxeo, natación y hasta jockey.
Once años más tarde los logros deportivos del equipo principal motivarían a ferrocarriles del estado a hacer una segunda inversión: construir un estadio con capacidad aproximada de 20.000 personas en 3 etapas de construcción (de las cuales se concluiría una y media), para esto se debía demoler la pesada gradería anterior.
Construida en madera de “durmientes” el estadio ferroviario sería uno de los más importantes de Santiago junto con el estadio Nacional (1938) y el Santa Laura (1923), además de ser el reducto deportivo donde entrenaría el equipo brasileño de visita en Santiago para el mundial de 1962 con Pelé a la cabeza.

Comienzo del deterioro.

Durante la década de 1980, el gobierno militar parece dispuesto al desmantelamiento de las actividades ferrocarrileras, esfuerzos exitosos cuando en 1990 la empresa cuenta con 6.678 funcionarios y en 2005 baja a 1.473. (3) sumándose a esto la incapacidad de los últimos gobiernos de administrar la empresa de una manera honrada. Comienza una larga época de deterioro de las instalaciones de ferrocarriles del estado. Mientras en el estadio, sucesivos incendios (1981 – 85) hacen desaparecer gran parte de la gloriosa gradería reduciendo su capacidad a 1.200 personas. Maestranza y Estadio comienzan a desaparecer. El barrio se aletarga, se cierran negocios, aquel vivo barrio sirve de marco para este nuevo paisaje de obsolescencia…

Panorama actual.

Los actuales terrenos de la maestranza San Eugenio están en venta. EFE, a través de una empresa inmobiliaria encargada de liquidar los terrenos pertenecientes a ferrocarriles (Invia), espera el mejor momento de venta que llegará una vez aprobado el nuevo Plan Regulador de la comuna de Estación Central (a la cual pertenecen los terrenos de la maestranza San Eugenio) el que califica estos terrenos para un uso preferentemente habitacional, en un comprensible paso desesperado de solución a este “Terran Vague”(4). Es interesante el hecho, para el caso puntual del estadio, de cómo una comuna decide transformar un área verde en habitacional, reemplazandola por algunas pinceladas verdes dentro de la nueva gran urbanización.

El día 10 de septiembre de 2007 el Consejo de Monumentos declaró zona típica (5) al conjunto de edificios principales de la maestranza san Eugenio: dos Casas de Máquinas, dos Tornamesas, Taller, Bodega Sur, Chimenea Industrial y la Bodega Norte, ubicadas al interior de la maestranza son hoy protegidas dentro de un área original ferroviaria de más de 450.000 m2. A su vez el nuevo plan regulador de la comuna de Estación Central declarara a la población El Riel (decada de 1930) como zona de conservación histórica.

 

 

Panorama futuro.

El futuro del estadio San Eugenio es incierto… luego de haber estado en boca de dos candidaturas políticas paralelas, ha de esperarse que las nuevas políticas tanto en materia deportiva como patrimonial brinden esperanza a la ciudad de seguir contando con esta área verde de valor histórico y simbólico.
Aún está pendiente la formación de una Corporación Municipal Deportiva (CMD) en la comuna de Santiago que pueda evaluar y gestionar de manera determinante necesidades y recursos deportivos, no sólo en la organización de actividades sino también en la búsqueda de los lugares potenciales dentro de la comuna y sus alrededores. Por otro lado la llegada del metro a las cercanías de la ex- Maestranza San Eugenio juega un doble rol en catalizar tanto su desaparición como reacondicionamiento.

“Poner en valor un bien histórico equivale a habilitarlo de las condiciones objetivas y ambientales que, sin desvirtuar su naturaleza, resalten sus características y permitan su óptimo aprovechamiento”. (6)

(1) Más de 50 expertos de distintos lugares del mundo se reunieron en Copenhague para elaborar una serie de principios para la creación de una ciudad sostenible. Entre ellos: Alfredo Brillembourg, Jaime Lerner, John Nordquist, David Harvey y Leo van den Berg.(2) Entrevista a Luis Tapia, Presidente del Club Deportivo Ferro.
03/10/08, disponible en www.revistametapoli.blogspot.com
  
  (3) ALANIS, Hugo. Ferrocarriles del Estado v/s EFE, Trágica operación empresarial. Revista Santiago Watt. Noviembre 2007. Santiago, Chile.(4) Concepto que caracteriza terrenos sin uso dentro de la ciudad que son foco de salubridad y delincuencia. (5) Declaratoria Zona Típica Maestranza San Eugenio: http://www.mail.anfitrion.cl/GobiernoTransparente/ mineduc/NG/DCTO/2007/12/35644.html(6) Normas de Quito, ICOMOS, 1967, en “Conservación del patrimonio cultural. Cartas y recomendaciones internacionales”. Migone, Jaime. Pirozzi, Antonino. CONPAL. Chile. 1999

graderia total

constr estadio

ANALSIS USOS

 

Fuente: http://www.metapoli.net/revista/estadio.htm

Leave A Comment